«

»

Dic 27

ENSEÑANDO ECONOMÍA A NUESTROS NIÑOS

Creo que si hace tan solo unos años hubiera escrito este texto, algunos o muchos, habríais pensado que sufría una cierta alucinación y estaba desvariando, pero ahora, todavía con la crisis económica coleando ¿No crees oportuno que hablemos de cómo formar a nuestros hijos, desde pequeños, en el valor del dinero y en la importancia de controlar la economía?  Si estás interesado en conocer mis opiniones al respecto, por favor, sigue leyendo.

En el fondo, incluso en los años de “abundancia” ya pasados, casi todos los padres pensábamos: “les damos demasiado”, pero, a pesar de esa especie de autocrítica, les dejábamos vivir en la abundancia inconsciente. Esto pienso que no es bueno y que ha llegado el momento de que, ya en edad temprana, les ayudemos a desarrollar ciertos recursos de control y valoración del dinero que expongo a continuación:

Primero, hablemos de la asignación, para darles capacidad de mover dinero en efectivo. Si estás pendiente de lo que verdaderamente necesitan, no les des demasiado para que ellos puedan gastarlo a su libre albedrío. No te importe ser un poco tacaño y deja que aprendan a vivir en la escasez para que crezca en ellos la conciencia del valor del dinero.   .

Al margen de lo anterior, si tus hijos quiere algún dinero para un determinado propósito, monta con ellos “una operación de préstamo” en la que, como primera condición, deben explicar y argumentar el motivo del dispendio. Como a nosotros nos piden en el banco y también establece con ellos alguna forma de “amortizar el préstamo” aunque no sea dineraria.

Abre una cuenta de ahorro para sus hijos y enséñales cómo funciona y los requisitos para manejarla.

Explica e a tus hijos de donde viene su dinero y cómo es que tú mismo lo ganas

Piensa dos veces el darles dinero como incentivo por un buen comportamiento, pues pueden llegar a creer que vale la pena hacer bien cosas sólo por la recompensa monetaria.  Enséñales que hay que hacer las cosas bien, por muchas otras razones.

Consigue que tus hijos tengan una sensación de logro cuando se compran algo especial que realmente desean. Su satisfacción por haber “ganado la compra”, creo que es una lección importante. Aprenderán a valorar la oportunidad de la compra.

Explícales a tus hijos los conceptos económicos de “escasez” y “abundancia”, tan importantes en la “economía de mercado” en la que nos movemos y nos seguiremos moviendo.

Razona con ellos también algo significativo y consustancial de la “economía de mercado“. La “desigualdad de abundancia y renta”. El por qué las personas consiguen y tienen diferentes cantidades de dinero.

Así, la primera vez que tus hijos reciban una suma de dinero, valorarán de donde viene y en razón de qué. Esto les ayudará a decidir qué hacer con ese dinero. Discute entonces opciones de “compra” o “ahorro” y ayúdales a que piensen y lleguen a concluir en la mejor decisión para ellos.

Estimula a tus hijos a mantener a la vista su propio dinero, y para ello recomendamos cambiar las antiguas huchas por un elemento de vidrio donde lo pueda ver crecer o disminuir, en virtud de sus acciones de “compra” o “ahorro”.

Haz tus compras de alimentos o elementos de necesidad con ellos y explícale las opciones existentes con distinto precios y todos los requisitos saludables.

Si hacéis en la casa alguna tarea o trabajo, que no forma parte de lo que es habitual, desde pasear al perro, hasta limpiar el jardín, dales una “paga”, un subsidio, para mostrarles como se gana el dinero como compensación por el esfuerzo y la dedicación.

Enséñales a hacer estas tareas responsablemente. Es decir, como algo que debe hacer aunque no se lo digan.

Si tus hijos cometen errores con su dinero, no se lo recrimines. Todos los hacemos. Sencillamente pídeles que aprendan del error y de sus consecuencias. Es, sencillamente, una mala forma de administrarlo.

Si a tus hijos les sobran cosas: ropa, libros, juguetes, discos …, elementos que ya no aprecia o necesita, anímalos a pensar que se puede hacer con ello. Venderlos en Internet o donarlos para los otros muchos que lo necesitan.

Enséñales la diferencia entre necesidades y deseos y que los deseos van mas acordes al concepto de “abundancia” al que hemos hecho referencia.

A medida que tus hijos crezcan, aumenta gradualmente la cantidad de compras de las que debe hacerse responsable, hasta que llegue a su propia autonomía.

Muéstreles a tus hijos cómo planificar el gasto. Cuando quieran hacer una compra específica que requiera un poco de ahorro, el dinero del elemento de vidrio deberá crecer y esto les marcará el tiempo adecuado para hacer la compra. Es esencial que aprendan a ser responsables con el dinero y disponer de él antes efectuar la compra.

Aplazar el pago de la gratificación por la tarea, les permitirá conocer lo que es la morosidad e incluso el concepto de flujo de caja o flujo de efectivo, que tan importante les va a ser a lo largo de su vida. Rizando el rizo, si les compensas por el retraso, aprenderán también el concepto de “interés”.

Invita a tus hijos a ir contigo a realizar transacciones en el banco y que entiendan los movimientos correspondientes.

Explica a tus hijos que todo cuesta dinero. Ayúdales a entender que todo en la casa (desde el alimento hasta la diversión) se ha pagado con ingresos. Nada lo regalan.

Explícales también cómo el dinero está involucrado en nuestra vida cotidiana.  Por ejemplo, si pagas con una tarjeta de débito, a continuación, explícales que es y cómo funciona.

Se un ejemplo de buena administración del dinero.  Ninguna otra educación económica les será más útil.

Finalmente, aliéntalos a dedicar algo de su dinero (aunque parezca muy poco o escaso) a la donación para necesitados y que lo haga por responsabilidad social y no por caridad.

Todo lo anterior, no es nada complicado y debería formar parte incuestionable de su educación.

Alberto Aguelo Monreal

Ingeniero Industrial

Fundador del Instituto Intec

 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>